Caminando en círculos.

domingo, septiembre 03, 2006

Un mundo diferente al de las películas

Artículo cojonudo de Raúl Valero. Leedlo, merece la pena. Especialmente dedicado a aquellos a los que siempre les quedará París.

Cada día se repite el mismo despertar, pero no es el día de la marmota, ni siquiera es de día. Miro por la ventana y sólo encuentro oscuridad, el espesor de la noche que aún vence la batalla al alba. El mundo de las sombras se apodera de la calle, no hay luz, no hay alegría.
Ninguna mañana he encontrado diamantes en la mesa, sólo desayuno tristeza, una y otra vez el mismo plato. Nadie para decirme qué deseo, nadie para decirme buenos días príncipe, nadie para despertarme con una sonrisa.
Subo a mi coche y no se ha convertido en un Cadillac, nunca seré un rebelde aunque yo sí tenga causa. Arranco el motor y tampoco me transporta al futuro, sólo a ese trabajo donde veré las mismas caras, oiré los mismos chismes, sufriré las mismas envidias.
Se acaba la jornada, la misma rutina cinco días a la semana, cincuenta y dos semanas al año. No sigo el camino de baldosas amarillas para llegar a casa, es el sucio y maltrecho asfalto el que me muestra el lugar donde debo ir o del que, quizás, nunca debí salir.
Me cruzo con gente por la calle que me presentan a otras personas, pero ninguna es Katharine Hepburn ni me saludan con un "querido, ¿cuál es tu nombre?". Nadie me hace ofertas que no podré rechazar. Normalmente no olvido una cara, pero en este caso haré una excepción.
Tampoco tengo un café, para que esa mujer fatal lo elija entre todos, esa mujer que jamás se casará conmigo, lo hará con un enterrador o con un verdugo, pero nunca con un periodista, porque jamás podré dejar de serlo, al igual que no se pueden quitar las manchas a un leopardo o enganchar un caballo de carreras a un carro de basura.
Pero tal vez el problema no esté en lo que me han vendido las películas, sino en mí, por no pasar de ser un actor de película de serie B, de esas que programa Telecinco por las tardes. Bueno, al menos tal vez siempre me quedará París o, como diría Scarlett O'Hara, al fin y al cabo, mañana será otro día. ¿O no?.


Raúl Perelló, Murcia, Agosto del 2006

1 Comments:

Anonymous Aquino said...

Gracias por tu admiración pero he reconocer que es mútua, pues ese artículo salió de mi perturbada mente tras leer una entrada de este blog.

Siempre quisimos ir a L.A.

03 septiembre, 2006 21:21

 

Publicar un comentario

<< Home